¿Cómo puedo quitarme las lentillas de debajo del párpado superior?

Las lentes de contacto, o lentillas, son muy usadas actualmente para corregir los defectos refractivos y con, en general, muy pocas complicaciones con un uso normal.

En ocasiones, las lentillas pueden desplazarse de su posición normal sobre la córnea. En algunos casos, el desplazamiento es muy grande y pueden quedarse bloqueadas en una posición debajo del párpado superior, donde molestan en cada parpadeo y además resultan difíciles de retirar.

¿Cómo me quito las lentillas de debajo del párpado superior?

¿Cómo me quito las lentillas de debajo del párpado superior?

¿Que hago? ¿Como me quito las lentillas?

El primer paso que debemos realizar es asegurarnos de que la lente de contacto está todavía en el ojo.

La lentilla se nos puede haber caído y nosotros creernos que se nos ha quedado oculta debajo del párpado superior.

Es importante tener en cuenta que la lente de contacto sólo puede desplazarse hasta el pliegue que forma la conjuntiva por debajo del párpado superior y por lo tanto no puede ir detrás del ojo o a otros sitios insospechados.

Para quitarnos la lentilla situada bajo el párpado superior, lo primero que debemos hacer es lavarnos bien las manos con cuidado para luego intentar relajar el párpado lo más que podamos y ver si podemos palpar la lente de contacto a través de la piel del párpado superior. Nos puede ayudar el aplicar un poco de solución salina estéril o lágrimas artificiales para ayudar a reflotar la lente de contacto por debajo del párpado.

Si, con ayuda de un espejo, se llega a ver alguna parte de la lente de contacto en un espejo, podemos utilizar un dedo para deslizarla hacia abajo sobre la córnea, desde donde ya se puede retirar con normalidad.

Si sospechamos que la lente de contacto está bajo el párpado superior, pero no llegamos a verla en ningún momento, mirar hacia abajo todo lo que podamos, puede ayudar a llevar la lentilla hacia abajo, hasta un punto donde sea visible y podamos retirarla.

Si no conseguimos retirar la lentilla, disponemos de otra posibilidad, consistente en masajear suavemente a través del párpado superior hacia abajo, hacia la córnea o podemos tratar de levantar, o incluso voltear sobre sí mismo (esto se llama “evertir) el párpado superior para que tengamos acceso a la lente.

Si todo esto falla, y el ojo sigue doliendo o está enrojecido, debemos acudir al Oftalmólogo que retirará la lente (o lo que quede de ella, si se ha roto) usando anestesia tópica, sin molestias y antes de que produzca un daño importante al segmento anterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *