Ojo Seco – Consejos para mejorarlo

El Síndrome de Ojo Seco o Síndrome de Disfunción Lagrimal es una enfermedad ocular muy frecuente que aparece cuando el ojo no es capaz de producir lágrimas en la cantidad o calidad adecuadas para mantener tus ojos sanos y cómodos, evitando el roce mecánico de los párpados con la superficie ocular anterior.

Todos podemos experimentar sequedad ocular en algún momento, aunque esta situación es mucho más común entre las mujeres, sobre todo después de la menopausia. También es más frecuente en los habitantes de las grandes ciudades con altos niveles de contaminación del aire.

Los estudios desarrollados sobre el ojo seco, sugieren que algunas adaptaciones del medio, como pueden ser: el uso de humidificadores o instalación de filtros de aire, deben ser consideradas como una parte más del tratamiento de los pacientes con síndrome de ojo seco.

Actualmente, vivir con un síndrome seco no deja de ser una molestia, pero los consejos siguientes son medidas simples, recomendadas, entre otros, por la Academia Americana de Oftalmología, que pueden llevarse a cabo fácilmente y alivian algunos de los síntomas del ojo seco:

Usa lágrimas artificiales

Las lágrimas artificiales se encuentran fácilmente disponibles en cualquier farmacia (incluso parafarmacias) sin necesidad de disponer de receta médica. Existen numerosas marcas, así que es normal que hayas probado algunas con resultados variables hasta encontrar la que te sienta mejor.

Ojo Seco – El uso de lágrimas artificiales mejorará la sensación de sequedad.

Ojo Seco: El uso de lágrimas artificiales te mejorará la sensación de sequedad.

Utilícelas tantas veces al día como desee, la dosis normal es de, al menos, cuatro veces al día. Las lágrimas en monodosis o sin conservantes son una mejor opción si las vas a usar durante un tiempo prolongado (cosa previsible).

Los geles lubricantes o pomadas también sirven, aunque presentan el inconveniente de que son más espesos y empañan la visión, por lo que es mejor limitarlas su uso a la hora de acostarse.

El problema más habitual con las lágrimas artificiales, es que dejamos de usarlas al notar alivio (aunque solo sea parcial)  y al parar (o disminuir la frecuencia) el tratamiento, los síntomas aparecen de nuevo.

Lo ideal es mantener el tratamiento con lubricantes de forma indefinida, modulando la dosis (poniendo las gotas más o menos veces) según la respuesta al mismo.

El aire o viento perjudican al Ojo Seco

Ventiladores, aires acondicionados, el viento, o incluso, el secador del pelo pueden hacer que los ojos estén aún más secos, por lo que deberías limitar tu exposición a estos ambientes irritantes.

Si vas a estar en el exterior en un día de mucho viento, es mejor usar unas gafas de sol (o de protección) envolventes para reducir el viento directo a los ojos.

Usa un humidificador en invierno

La calefacción en invierno reseca el ambiente, por tanto es bueno usar un humidificador para añadir un poco de humedad. Si no dispones de uno, puedes colocar un recipiente con agua sobre los radiadores y así conseguirás mejorar la sequedad del aire de forma casera.

Deja descansar tus ojos

Si leer o ver la televisión hace que tus ojos se queden secos, haz descansos cortos y frecuentes. Dando a los ojos un breve descanso y parpadeando voluntariamente con más frecuencia permitirás que tus ojos recuperen parte de la humedad que han perdido con la disminución del parpadeo propia de los trabajos que requieren más atención.

Evita el humo de tabaco y ¡NO FUMES!

De lo mejor que podrías sacar de la lectura de estos consejos, sería que dejaras de fumar de una vez.

No busques más excusas y ¡¡DÉJALO YA!!

Existen muchas buenas razones para no fumar o dejar de exponerse al humo de otros fumadores insolidarios. Una de ellas es que el humo del cigarrillo irrita notablemente los ojos secos, por lo que es bueno que te mantengas alejado de él. Fumar aumenta también el riesgo de desarrollar un ojo seco sin aún no lo padeces.

Utiliza compresas tibias para la higiene de los párpados

Las compresas o toallitas calientes o tibias sirven para lavar suavemente los párpados (puedes añadir champú de bebé del que no irrita los ojos, si usa métodos caseros, o comprar alguna de las toallitas de limpieza que están disponibles en cualquier farmacia) y ayudan a limpiar las glándulas del borde libre de los párpados, mejorando así la calidad de tus lágrimas. Enjuaga correctamente todo el jabón que pudiera quedarte sobre los ojos cuando hayas finalizado la limpieza.

Toma suplementos de Acidos Grasos Omega-3

Tomar complementos dietéticos con Acidos Grasos Omega-3 puede servirte de alivio adicional para tus ojos secos.

Los suplementos de Acidos Grasos Omega-3 son buenos para el alivio de los ojos secos.

Los suplementos de Acidos Grasos Omega-3 son buenos para el alivio de los ojos secos.

Los Acidos Grasos Omega-3 se encuentran naturalmente en alimentos habituales en la dieta, como el pescado azul (salmón, sardinas , anchoas, etc.) y algunas semillas. Pregunte a tu Oftalmólogo, si debes, o puedes tomar, suplementos de ácidos grasos Omega-3 y, de ser así, en qué forma y dosis hacerlo.

El ojo seco es una enfermedad crónica y actualmente no conocemos como curarla, por lo que conocer la forma de aliviar sus síntomas puede ayudarte a vivir mejor con ella.

Si tienes molestias relacionadas con la sequedad ocular, habla con tu Oftalmólogo para determinar las mejores opciones de tratamiento o apoyo en tu caso concreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>