¿Qué es el Glaucoma?

El glaucoma es un grupo de enfermedades que dañan el nervio óptico del ojo.

Esto produce pérdidas de visión o incluso la ceguera. Sin embargo, si se trata a tiempo, puedes proteger tus ojos de una pérdida seria de visión.

¿Qué es el nervio óptico?

Glaucoma: Nervio óptico sano. Relación Excavación/Disco: 0.20.

Glaucoma: Nervio óptico sano. Relación Excavación/Disco: 0.20.

El nervio óptico está compuesto por más de un millón de fibras nerviosas, que conectan las células sensibles de la retina (conos y bastones) con el cerebro.

La retina es el tejido sensible a la luz, que está situado en el interior del ojo.

Es necesario tener un nervio óptico sano para que la imagen que se forma en el ojo, pueda ser transmitida hasta el cerebro y así podamos ver.

 

 

 

 

¿Cómo afecta el glaucoma de ángulo abierto al nervio óptico?

En la parte anterior del ojo existe un espacio llamado Cámara Anterior. Un líquido claro (Humor Acuoso) producido en el interior del ojo, llena este espacio. Este líquido sale de la cámara anterior a través del Angulo Iridocorneal, situado en la unión entre la córnea y el iris. Cuando el líquido llega hasta el ángulo fluye a través de una red o malla esponjosa, parecida a un colador, la Malla Trabecular o Trabeculum y entonces sale del ojo.

Glaucoma: Atrofia óptica glaucomatosa. Relación Excavación/Disco: 0.80.

Glaucoma: Atrofia glaucomatosa. Relación Excavación/Disco: 0.80.

A veces, al líquido (humor acuoso) le cuesta mucho pasar a través de esta malla esponjosa por un incremento de la resistencia de causas que, hasta ahora, nos son desconocidas.

En esta situación, la presión intraocular (PIO) aumenta hasta llegar a un nivel en que puede destruir la capa de las fibras nerviosas y daña el nervio óptico.

Cuando el nervio óptico se lesiona se produce una perdida progresiva e irreversible de las fibras que lo forman, ocasionado por el aumento de la PIO, desarrollándose la neuropatía óptica atrófica característica del glaucoma de ángulo abierto.

Por esto es de gran importancia, controlar la presión dentro de los ojos, antes de que se produzca una lesión avanzada e irreversible.

Si tengo alta la presión del ojo, ¿tengo un glaucoma?

No.

La presión intraocular elevada significa que tienes un factor de riesgo de desarrollar un glaucoma, pero no significa que tengas la enfermedad obligatoriamente. Una persona solo tiene glaucoma si tiene un daño confirmado en el nervio óptico. Si tienes alta la presión del ojo, pero no tienes daño en el nervio óptico, no tienes glaucoma. Sin embargo, corres un alto riesgo de desarrollarlo en el futuro.

Asegúrate de seguir los consejos y la orientación de tu oftalmólogo.

¿Desarrollaré un glaucoma si tengo alta la presión del ojo?

No necesariamente.

No todas las personas que tienen la presión del ojo elevada acaban desarrollando un glaucoma. Algunas personas toleran la presión alta en sus ojos mejor que otras (un nivel de presión puede ser alto para una persona pero normal para otra). El que desarrolles, o no, un glaucoma dependerá del nivel de presión que el nervio óptico pueda tolerar sin estropearse. Este nivel es individual para cada persona. Por eso es importante hacerse un examen oftalmológico completo con tu Especialista de Oftalmología.

¿Puedo tener glaucoma sin tener la presión alta?

Sí. El glaucoma puede desarrollarse sin que le aumente la presión en los ojos.

Este tipo de glaucoma se llama glaucoma de tensión baja o de presión normal. No obstante, no es tan común como el glaucoma de ángulo abierto.

¿Quién tiene riesgo de desarrollar glaucoma?

Cualquier persona puede desarrollar glaucoma, pero algunas corren más riesgo que otras. Las personas de alto riesgo incluyen:

  • Las personas con familiares de primer grado (padre o madre) que han tenido glaucoma.
  • Miopes o hipermétropes altos.
  • Diabéticos.
  • Intervenidos de cirugía refractiva, trasplantados de córnea, etc.
  • Las personas de raza negra.
  • Las personas mayores de 60 años, ya que el glaucoma aumenta su incidencia con la edad.

Un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas puede revelar otros factores de riesgo, por ejemplo, si tienes la presión del ojo elevada, si la córnea es muy fina, o si el nervio óptico es anormal.

¿Qué notaré, si tengo un glaucoma?

En principio, el glaucoma de ángulo abierto no tiene síntomas. No causa dolor y la visión se mantiene normal.

Sin embargo, si el glaucoma no se trata correctamente, los pacientes empiezan a notar que disminuye su agudeza visual. Sin tratamiento, las personas con glaucoma pierden lentamente su visión periférica. Es como si estuvieras viendo a través de un túnel. Con el tiempo, la visión central (hacia al frente) también disminuye, hasta que se pierde por completo.

El glaucoma se puede desarrollar en un ojo o en ambos.

¿Cómo se diagnostica un glaucoma?

El glaucoma se diagnostica a través de un examen oftalmológico completo que incluye:

  • Determinación de la Agudeza Visual: En esta prueba se usa optotipos para medir la capacidad visual (letras, números, E’s, etc.). En la Sección de Descargas te puedes descargar unos Optotipos E de Snellen, que te permitirán valorar tu agudeza visual actual.
  • Medida de la Presión Intraocular (PIO) o Tonometría: Se utiliza un instrumento (Tonómetro) para medir la presión del ojo. El tonómetro mide la presión intraocular para detectar si ésta se encuentra en cifras superiores a la normalidad. Se suelen considerar normales, presiones por debajo de 20 á 21 mm Hg.
  • Paquimetría: Se aplica una gota en el ojo para anestesiarlo. Se utiliza un instrumento de ondas ultrasónicas u óptico (no precisa anestesia tópica) para medir el grosor de la córnea.
  • Examen del Nervio Optico: Para dilatar las pupilas, el oftalmólogo te pondrá unas gotas en los ojos. Se examina el nervio óptico y la retina para ver si hay señales de daño u otros problemas. Después del examen, la visión de cerca permanece borrosa durante varias horas.
Glaucoma: Atrofia glaucomatosa avanzada.

Glaucoma: Atrofia glaucomatosa avanzada.

  • Estudio Morfológico del Nervio Optico: Mediante técnicas como la OCT (Tomografía de Coherencia Optica) o GDx (Polarimetría Láser) estudiamos el grosor de la capa de fibras nerviosas a nivel del nervio óptico. Ambas son técnicas muy precisas y repetibles.
  • Campimetría: Esta prueba valora la visión periférica. Ayuda al Oftalmólogo a determinar si existe una pérdida en la visión lateral, daño típico de glaucoma y a establecer el grado de progresión, o estabilización, de la misma.

¿Se puede curar el glaucoma?

No, actualmente no hay una cura para el glaucoma. La visión perdida a causa de la enfermedad no se recupera.

Lo que podemos hacer es mantener la Presión Intraocular, con tratamientos médicos, cirugía o láser, en cifras seguras, en las que no se produzca más daño del que ya existe en el nervio óptico.

Si he perdido parte de visión por un glaucoma, ¿qué puedo hacer?

Deberías consultar con el Oftalmólogo que valorará tu situación en concreto. Dependiendo de la severidad de la perdida se pueden tomar diferentes actitudes.

Si el daño es muy avanzado, tu Oftalmologo te recomendará que hacer acerca de Ayudas para Baja Visión que podrás utilizar para mejorar la visión que te queda.

Pídele que te refiera a un Especialista en Baja Visión. Este te ofrecerá información sobre los servicios de enseñanza, entrenamiento y útiles especiales para personas con un deterioro visual elevado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *