Tengo un temblor en el parpado ¿Qué me pasa?

A tí te ha pasado…

De repente, sin nervios y sin relación con ningún evento, te ha empezado a temblar el párpado. Suele ser el inferior, pero también sucede con el de arriba.

No molesta mucho, pero cada vez que te miras en el espejo, te lo notas… Y no es que llame mucho la atención, pero cuando te das cuenta de que el párpado te tiembla, estás todo el rato dándole vueltas, con el temor de cosas peores.

… ¿A ver si voy a tener algo?

Tengo un temblor en el párpado: ¿Qué hago?

Tengo un temblor en el párpado: ¿Qué hago?

Bueno, al cabo de un rato se te ha ido y eso que no te has tomado nada, ni has hecho nada al respecto. Igual no era nada!

Pero al cabo de unas horas, sin mediar provocación, ya estamos en la misma. Otra vez te está temblando, y ya es la tercera; no la cuarta, vez que te pasa hoy ¿o era la quinta?

Cuando te olvidas, te olvidas y pasas un tiempo sin volver a notar los temblorcillos.

Pero no lo descartes… volverán.

¿Qué me pasa?

Lo que te pasa se llama fasciculación muscular, y es una contracción incoordinada e involuntaria del músculo orbicular, o de alguna de sus fibras.

El músculo orbicular está situado en los párpados y actúa funcionalmente como un esfínter, cerrandolos durante el parpadeo. Cuando algunas fibras se contraen incoordinadamente, aparecen las fasciculaciones y los temblorcillos.

Orbicular

Estos movimientos involuntarios no sirven para nada, pero aparte de la sensación que podamos notar, son situaciones benignas, que no provocan ningún daño o alteran la visión.

Cuando la cosa se pone más seria (y puede hacerlo) aparece la situación que llamamos blefaroespasmo (espasmo de los párpados). En este caso, el espasmo de los párpados es mucho más fuerte y puede hacer que los párpados se nos cierren del todo y no podamos abrir el ojo. Esto aparece en casos de una irritación en la superficie anterior del ojo (córnea o conjuntiva). Si realmente te está pasando esto, lo que tiene que hacer es acudir lo antes posible al oftalmólogo que te indicará el tratamiento adecuado.

En otros casos, mucho más infrecuentes, la aparición del blefroespasmo puede estar relacionada con enfermedades neurológicas, como la esclerosis múltiple, distonías musculares (trastorno de la movilidad con contracciones musculares involuntarias), enfermedad de Parkinson o síndrome de Tourette (trastorno neuropsiquiátrico hereditario crónico con tics musculares motores y vocales con exclamación de palabras obscenas o inapropiadas).

Si el blefarosespasmo está causado por una enfermedad de las anteriores, la cosa es mucho más seria y es fundamental que consultes a tu oftalmólogo que te aconsejará que hacer.

¿Tengo que hacer algo para tratar el temblor?

Las fasciculaciones como ya hemos dicho antes son benignas y no precisan tratamiento alguno.

No requieren pruebas oftalmológicas o neurológicas adicionales.

Aunque, insisto no guardan relación con nada, en ocasiones las asociamos (…o intentamos hacerlo) con el ojo seco, el estrés y el cansancio o fatiga después de estar mucho rato con el ordenador (o incluso trabajando!).

La ingesta de café y/o tabaco parece que pueda guardar alguna relación (esto no está demostrado, para que los fumadores y los muy cafeteros se queden más tranquilos).

El café y el tabaco no causan los temblores del párpado... pero tampoco los benefician!

El café y el tabaco no causan los temblores del párpado… pero tampoco los benefician !

En caso de que aparezcan alguna de las siguientes situaciones la cosa es más seria: 

  • El temblor del párpado o el espasmo no ha desaparecido en una semana.
  • El espasmo se asocia a enrojecimiento, edema del párpado o secreciones.
  • El espasmo nos cierra los párpados por completo y nos cuesta abrirlos.
  • El temblor afecta a otras partes de la cara.
  • El párpado superior cae y deja el ojo medio cerrado.

Si no aparece ninguna de las anteriores, vuelvo a insistir, NO HAY QUE HACER NADA, simplemente esperar y los temblores desaparecerán. Si esto no sucede (o estamos nerviosos y esta situación nos causa ansiedad) debemos consultar con el oftalmólogo que nos explorará y valorará nuestro caso en concreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *